Mensaje recibido

10:15:00 p. m.

¿Sabéis qué? El Universo tiene una forma especial de comunicarse con nosotros. Es tan sutil como el efecto mariposa. 

A veces sus mensajes llegan con años de retardo, otras con una sincronicidad asombrosa... pero casi siempre nos pilla dormidos, enganchados en nuestros conflictos mentales egoicos, recreándonos con diálogos internos de lo más básicos. 

Hoy quería compartir con vosotros mi experiencia...


Seguro que más de uno habéis pasado un día solos, tristes por no tener esa pareja que os corresponda en amor, gestos y entrega. Odiando San Valentín, sufriendo las fechas en las que antes os regalaban, no sé, la típica rosa. Más de uno hoy sentís rabia, frustración, envidia porque, aun teniéndola, es como un día cualquiera para ella. 


A pesar de ser la típica "antimoda", también fui adolescente y sé lo que se cuece en los corazones de las mujeres inconscientes. Os lo cuento: Queremos ser correspondidas por la persona que se nos antoja de la forma ideal que tenemos en nuestra mente. Así de simples. Pero pocas veces sucede. 


Los más más conscientes ya lo habréis comprobado, y es que, el Universo, aparte de hablar en balleno, siempre tiende a equilibrar sus fuerzas. Por lo que, si quieres amor, sé amor y él siempre te corresponderá. 


¿Qué bonito, no? Sí, PERO. Tenía que haber un pero. Siempre te corresponderá en el momento que le venga bien y a su manera. Tiene un lado acuariano un tanto complejo.


Todo esto para contaros que tengo una alumna de cinco años que nació con Mercurio Retrógrado a la que le cuesta la vida distinguir los sonidos de las letras, leer, escribir... que me enseña el límite de mi paciencia pero también el grado de compromiso que tengo con ella. 

Tenía intención de dejarla pero vi en su carta natal a la Luna en Piscis conjunta a Venus y supe que no podía "abandonarla" por que no aprenda lo que yo quiero, cuando yo quiero y como yo quiero. Resulta que hoy, mientras muchos celebran el amor, ella me ha devuelto más de lo que yo le entrego.
Ha sido la mensajera de Dios, del Universo, o ese Whatsapp que no llega... y me ha regalado al final de la clase una sonrisa enorme, un abrazo, muchos besos y un cojín suyo en forma de corazón. 

Mensaje recibido. 


No viene de quien quieres, ni como quieres, pero el amor siempre vuelve. 

¡Feliz día de los enamorados!





















You Might Also Like

0 comentarios